Turismo rural: los pueblos más curiosos de España

Turismo rural: los pueblos más curiosos de España

Turismo rural: los pueblos más curiosos de España

 

Está claro que el viaje que vayamos a hacer tiene que ser uno que nos entusiasme, atraiga nuestra atención y, por qué no, del que tengamos buenas referencias. Hoy queremos daros una alternativa a los viajes a grandes ciudades o a países muy lejanos: turismo por pueblos abandonados de España.

La mayoría de la gente tiene la creencia de que viajar a un pueblo es algo aburrido, que no merece más de dos días de su tiempo y que la gente ni siquiera les recibirá de buenas formas. Para nada, el turismo por pueblos o rural ha crecido mucho y cada vez son más las personas que pueden comprobar por sí mismas las ventajas y maravillas que esconde este tipo de viajes. Para empezar, en nuestro país existen decenas de pueblos «abandonados» que esconden una historia y un atractivo visual que no veremos en ciudades como Nueva York o París. Las agencias de viajes se están especializando en el turismo rural y, si queremos conocer pueblos abandonados de España, en ellas nos ofrecerán diferentes alternativas según nuestros intereses. Pueblos en los que se pueden hacer rutas gastronómicas, rutas históricas, salir a hacer deporte, conocer otras formas de hacer cosas cotidianas como calentar la comida o arreglar enseres, etc. Esto y mucho más se puede aprender, lo que nos permitirá volver a casa con una experiencia que en ningún otro viaje habremos vivido, una sensación de relax y de compenetración con nosotros mismos que nunca antes habíamos experimentado.

Seguramente habrás visto en televisión pueblos que, por su tamaño, situación geográfica o por sus maravillosas vistas han llamado tu atención. En ese pueblo, seguramente, haya un espacio esperando a que te decidas a viajar a él y a descubrir todo aquello que no esperas y que agradecerás de haberte atrevido a experimentar. La gente de los pueblos son personas muy amables, que siempre están encantadas de recibir visitas de fuera y que los tratan como si fueran de su propia familia. Puede que se cree una amistad que dure a lo largo de los años entre dos personas muy diferentes, pero con una espiritualidad en común. Pueblos como Escó, Ochate o Os Teixois esconden una belleza por descubrir aún, vegetación abundante y preciosa fauna que podremos ver en su estado salvaje. Sin duda, cada paseo se convertirá en una experiencia única gracias a las vistas, el sonido de la naturaleza y la desconexión que podremos experimentar de nuestro día a día.

Eligiendo a qué parte de nuestro país queremos ir podremos dar con alguno de estos pueblos en el que comenzar nuestro amor por el turismo rural. Como siempre decimos, lo mejor es ir informados sobre las posibles excursiones, los lugares más impresionantes y todo lo relacionado con el pueblo para ir preparados y decidir si es ese el que queremos elegir o no. Busca información en internet o acercándote a una agencia para saber con más exactitud cómo planificar tu viaje y que así solo tengamos que disfrutar una vez que hayamos llegado.

 

Sin Comentarios

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.